Primer lugar de Ecuador en iniciar clases presenciales

El recinto El Zapote, de la isla Puná en Guayaquil, será parte de un plan piloto de reactivación de las escuelas rurales de la Costa tras el impacto de la pandemia por covid-19. El retorno a las aulas se autorizará para escuelas pequeñas, de menos de 35 estudiantes, y que cuenten con espacio suficiente para mantener el distanciamiento entre los escolares.

“Si aceptan los padres de diez alumnos, por ejemplo, firmarán el permiso y se le dará la autorización a la escuela para poder iniciar. No es obligatorio, es para aquellos padres que piensan que sus hijos pueden ir a clases y que lo pueden hacer responsablemente”, dijo la subsecretaria de Educación de la zona 8, Alexandra Higgins.

Hace una semana el presidente Lenín Moreno anunció que las escuelas rurales de la Costa retomarán sus actividades de forma paulatina desde el próximo 15 de julio. En el ciclo Costa-Galápagos hay 3 830 instituciones educativas en áreas rurales. En total, agrupan 471 592 estudiantes.

Debido a la emergencia sanitaria, las clases para el sector público comenzaron el pasado 1 de junio bajo la modalidad no presencial. En casa, los estudiantes utilizan fichas pedagógicas cada semana y a través de plataformas tecnológicas reciben la guía de sus docentes. Sin embargo, el difícil acceso a Internet en zonas urbano marginales y rurales ha causado problemas.

En la zona 8, que abarca Guayaquil, Durán y Samborondón, hay 130 planteles rurales. El lunes la subsecretaria Higgins mantuvo contacto vía Internet con la comunidad educativa de la escuela Efrén Avilés Pino, del recinto El Zapote. A través de la pantalla Sandra Calle, madre de Adrián, alumno del plantel, consultó sobre los protocolos que aplicarán.

“Estamos trabajando en un plan para que sea seguro, para que los niños tengan sus mascarillas”, dijo la funcionaria. Y agregó que una semana antes del retorno los establecimientos serán desinfectados, fumigados, dotados de alcohol y jabón. Las medidas de bioseguridad serán previamente difundidas entre los padres.

También dijo que trabajan con el Ministerio de Salud Pública y el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional para recibir más indicaciones. Y que los planteles tienen sus propios protocolos relacionados con temas de salud.

Por ahora el Ministerio de Educación levanta una encuesta para determinar cuántos alumnos volverán a las aulas. Higgins explicó además que se analiza trabajar un modelo combinado, con clases presenciales algunos días y no presenciales en otros. “La idea es mantener el trabajo autónomo y que el docente sea una guía, para reforzar lo que falte”.

Los sectores prioritarios serán aquellos con menos reportes de covid-19. La subsecretaria aseguró que incluso hay recintos donde no hubo contagios. “El Ministerio de Salud hizo pruebas en algunos lugares y no encontró ningún caso. En estos lugares se puede empezar con tranquilidad”.

La isla Puná es la más grande del Golfo de Guayaquil. Es también parte del cantón más golpeado por la pandemia en el país, con 9 955 casos confirmados desde febrero. Sin embargo, esta parroquia rural apenas tuvo 60 casos, sin fallecidos.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:https://www.elcomercio.com/actualidad/puna-plan-piloto-escuelas-rurales.html?fbclid=IwAR31HWwz7SPDesONeloJCOEVrIWpgASntzZdwzxNjkUAze4IQyij1TideHM.